Me he quedado sin siesta, pero ha merecido la pena